martes, 29 de julio de 2014

Cuando me amé de verdad; Charles Chaplin.


 
 
Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y, entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre. Autoestima.

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es. Autenticidad.

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama. Madurez.

Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es. Respeto.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama. Amor hacia uno mismo.

Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo Hoy sé, que eso es. Simplicidad.

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí la Humildad.

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama. Plenitud.

Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es ¡Saber vivir!

No debemos tener miedo de cuestionarnos. Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas.

Charles Chaplin

lunes, 28 de julio de 2014

El Retorno al Origen; Formación en Constelaciones Familiares.

 

20 Afirmaciones para un verano feliz por Louise Hay.


 
 
El verano ha comenzado y con él, algunas personas se preocupan demasiado por la forma en que se van a ver en traje de baño. Si usted tiene sobrepeso o simplemente está haciendo hincapié acerca de cómo se mire, es el momento para detener la autocrítica.

Es importante darse cuenta de que todas nuestras acciones están diseñadas para satisfacer una necesidad. Muchas veces, el exceso de peso es causado por la inseguridad, el auto-rechazo, y el miedo de nuestros propios sentimientos, mientras que comer en exceso suele ser un intento de amar y nutrirnos con alimentos.

El problema original puede muy bien provenir de las creencias y las opciones de la infancia. Una vez vistas y dirigidas, estas creencias anticuadas pueden ser liberadas y cambiadas por otras nuevas que nos sirven ahora como adultos completos y perfectos.

Llenar nuestras mentes con pensamientos agradables es el camino más rápido a la salud. Comience hoy mismo al decir estas afirmaciones y colóquelas en algún lugar de su casa:

Me encanta mi cuerpo tal y como es.

Yo tengo mi peso ideal.

Yo tengo mi tamaño perfecto.

Yo solo como cuando tengo hambre de verdad.

Me atraen solo los alimentos que realmente nutren mi cuerpo.

Yo como muy despacio.

Saboreo cada bocado.

Me gusta comer alimentos saludables.

Yo libero el miedo a la comida.

Yo bebo mucha agua y té de hierbas.

Los alimentos fluyen a través de mi cuerpo con facilidad.

Cada bocado que como rejuvenece mis células.

Todo la que como me da energía.

Respiro profundamente al tiempo que como y digiero.

Me encanta hacer ejercicio.

Me encanta caminar a paso rápido.

Tengo respeto y cuido de mí mismo.

Puedo equilibrar mi vida en torno al trabajo, el descanso y el juego.

Yo me cuido, me amo y me acepto incondicionalmente.

Me siento feliz y en paz más allá de mis sueños más salvajes.

¡Disfrute del verano!

domingo, 27 de julio de 2014

Tomar la fuerza de papá...


 
 
No hay milagro mayor que la vida, y la vida empieza con el padre…en la naturaleza, no hay acontecimiento mayor que el nacimiento de un niño. Y aquello que le precede. No hay nada que vaya más allá de la grandeza de los padres, papá y mamá….Ahora, imagina las imágenes que tienes de tu padre, cualquier imagen es irrespetuosa. Su vida dio origen a nuestra vida ¿hemos tomado a papá?, ¿le hemos dado espacio en nuestra alma a su grandeza, su fuerza y su amor?, ¿cuánto hemos tomado de nuestra vida entonces?, ¿podemos tomar algo de nuestra vida sin mirar a nuestro padre y sin mirar hacia aquella fuerza creadora, a cuyo servicio él se encontraba, al convertirse en nuestra padre junto con nuestra madre?

Bert Hellinger

sábado, 26 de julio de 2014

¿De verdad le crees a Dios?


 
 
Un hombre está montando su motocicleta en una montaña. De pronto pierde el control y cae por el precipicio. Mientras va cayendo él grita desesperado:

 

-"¡Dios! ¡Por favor haz un milagro! ¡Sálvame!".

Después de un instante, su camisa se engancha milagrosamente en una rama que sobresalía de un árbol y queda colgado a miles de metros del suelo.

"No hay manera de salir de aquí", piensa él. Entonces, mira hacia al cielo nuevamente y grita:

-"¡Dios, por favor ayúdame!".

-"¿Confías en Mí, hijo mío?", dice la voz del cielo.

-"Sí. Dios confío en Ti. Sólo sálvame".

-"Está bien, entonces "¡suéltate de la rama y Yo te agarraré!", le dice Dios.

El hombre piensa por un momento, mira a su alrededor y grita de nuevo:

-"¿¡Hay alguien más ahí arriba que me pueda ayudar?!"

Protección para los hijos; Oración a Santa Ana.


 
 
Amada Santa Ana,

Tú que eres la patrona de las familias cristianas,

Te encomiendo a mis hijos.

Sé que los he recibido de Dios y que a Dios les pertenecen.

Te ruego me concedas la gracia de decir si,

 A lo que su Divina Providencia disponga para ellos.

 

Santa Ana, Bendice a mis hijos, y tómalos bajo tu protección.

Cuida sus almas y sus cuerpos, para que no los toque el mal.

A Ti confío todas sus necesidades temporales.

Apártalos de toda pobreza.

Mantenles apartados de la enfermedad y el peligro,

Abre sus corazones a la Gracia,

Conserva en sus almas la pureza

Edúcalos en el amor, como lo hiciste con tu hija, la amada María,

Bondadosa Madre Celestial, para ellos y para mí,


pido Tu bendición.
                                                        Así es.

miércoles, 23 de julio de 2014

Dejando volar los pensamientos...


 
 
¿Y si Dios fuera mujer?
pregunta Juan sin inmutarse,
vaya, vaya si Dios fuera mujer
es posible que agnósticos y ateos
no dijéramos no con la cabeza
y dijéramos sí con las entrañas.

Mario Benedetti

martes, 22 de julio de 2014

Ser pacientes.


 
Ser infinitamente paciente significa saber sin lugar a dudas que te encuentras en armonía vibratoria con la fuerza omnicreadora que dispuso que llegaras aquí. En realidad, colaboras en la creación de tu vida. Sabes que aparecerán las personas idóneas según un programa de orden divino. Intentar acelerar ese programa con tu propia agenda es como arrancar un brote de tulipán por haberte empeñado en que necesitas la flor inmediatamente. La creación desvela sus secretos poco a poco, no según tus planes.

Wayne W. Dyer, en “El poder de la intención”

El mensaje del loco.

 

Y si El Loco hablara… Diría... ¿Sabes que en cada instante puede producirse una mutación de consciencia, que puedes súbitamente cambiar la percepción que tienes de tí? Uno se imagina a veces que actuar es triunfar respecto al otro. ¡Que error! Si quieres actuar en el mundo, debes hacer que estalle esa percepción del Yo impuesta, incrustada desde la infancia, que se niega a cambiar. Amplía tus límites sin fin, sin descanso. Entra en trance.
 
 
Déjate poseer por un espíritu más poderoso que el tuyo, una energía impersonal. No se trata de perder consciencia, sino de dejar que hable la locura original, sagrada, que está en tí. Deja de ser tu propio testigo, deja de observarte, sé actor en estado puro, una entidad en acción. Tu memoria dejará de registrar los hechos, las palabras, los actos realizados. Perderás la noción del tiempo. Hasta aquí has vivido en la isla de la razón, descuidando las demás fuerzas vivas, las demás energías. El paisaje se ensancha. Únete al océano del inconsciente.
 
 
Experimentas entonces un estado de supraconsciencia en que no hay acto fracasado ni accidente. No tienes la concepción del espacio, devienes espacio. No tienes la concepción de tiempo: eres el fenomeno que llega. En este estado de presencia extrema, cada gesto, cada acción son perfectas. No puedes equivocarte, no hay ni plan ni intención. Solo hay la acción pura en el eterno presente.
 
 
No temas liberar el instinto, por primitivo que sea. Superar lo racional no significa negar la fuerza mental: mantente abierto a la poesía de la intuición, a los fulgores de la telepatía, a voces que no te pertenecen, a una palabra venida de otras dimensiones. Ve como se unen a la extensión infinita de tus sentimientos, a la inagotable fuerza creadora que te confiere la energía sexual.
 
 
Vive tu cuerpo, ya no como un concepto del pasado, sino como la realidad subjetiva y vibrante del presente. Verás que tu cuerpo deja de estar dominado por concepciones racionales y se deja mover por las fuerzas que pertenecen a otras dimensiones, por la totalidad de la realidad. Un animal enjaulado tiene movimientos comparados a la percepción racional.
 
 
El movimiento libre de un animal en el bosque es comparable al trance. El animal enjaulado debe ser alimentado a horas fijas. El racional debe recibir, para actuar, palabras. El animal salvaje se alimenta solo y nunca se equivoca de comida. El ser en trance no actúa movido por lo que ha aprendido, sino por lo que es.


Alejandro Jodorowsky; “La vía del Tarot”

lunes, 21 de julio de 2014

Perfil de un psicomago.


 
 
Un psicomago debe tratar a su consultante con ternura y compasión, sin nunca criticarlo y, desprendiéndose del interés hacia sí mismo, escucharlo con todo su ser. A esta actitud la llamo “ir por el camino de la bondad”. Su tono de voz debe ser delicada, tal como se habla a un niño sensible. También sus gestos deben carecer por completo de brusquedad… Sin embargo, a veces, en lugar de extenderse analizando el árbol genealógico del consultante, lo que puede durar algunas horas, al ver que el consultante está encerrado en la cárcel de su ego, con el intelecto transformado en cáscara defensiva, el psicomago puede proponerle un acto desmesurado que, metafóricamente, sería como darle un martillazo a una nuez. El consultante puede sentirse incapaz de realizar lo que le proponen, quizás no lo hará nunca, sin embargo el acto se grabará en su memoria y al cabo de cierto tiempo producirá un cambio benéfico.

Alejandro Jodorowsky